Nuestra función en la sociedad

MOCAI está integrado por hombres y mujeres que voluntariamente dedican su tiempo libre a proteger y acompañar a los menores que están bajo su protección en aquellas actividades diarias en que sea necesario la presencia de sus Custodios, con el objetivo de que vayan perdiendo el miedo integrándose plenamente en la sociedad

La intención de MOCAI es ofrecer un ambiente seguro a los niños víctimas de cualquier tipo de abuso, consistiendo su misión en dar apoyo a aquellos menores que se sientan amenazados, de forma que pierdan el miedo a su entorno y sean capaces de desarrollarse como individuos.

Los menores son la parte más frágil de nuestra sociedad, en el 80,2% los abusos no dejan marcas o heridas. En palabras de Diana Díaz, Psicóloga de la Fundación ANAR, “Las víctimas tienen gran dificultad para demostrar el abuso porque en muchos casos no hay señales físicas y por desgracia las reacciones del entorno no son de apoyo: niegan los hechos en el 37,8% de los casos, justifican o encubren al agresor en un 31,1%; se da negligencia o falta de reacción en un 23,9%; y, por último, culparon a la víctima en un 7,2%”. Por todo ello, del 43,3% de los casos que mostró intención de denunciar, solo formalizaron denuncia el 10,6%. De ellos, el 18,2% se archivó judicialmente por falta de pruebas.

MOCAI y sus Miembros están preparados para ayudar a las víctimas, ofreciéndoles la protección de una estructura bien establecida y unida en una misma empresa: “La ayuda al menor acosado”. Para ello nos centramos en la protección de menores víctimas de abusos que contacten con nosotros, ofreciéndoles apoyo, un entorno seguro en el que puedan desarrollarse plenamente. Con este objetivo, y siempre con las autorizaciones y permisos pertinentes, MOCAI le asigna a cada menor al menos dos Miembros Custodios que le acompañarán, siempre que lo necesite, hasta que se sienta lo suficientemente seguro.

Estos acompañamientos se realizan siempre cumpliendo la ley vigente en España, sin hacer uso de la violencia, siendo radicalmente opuestos a cualquier tipo de manifestación de la misma, sea esta física, psíquica o sexual, actuando siempre dentro de la legalidad, y colaborando estrechamente con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, y los diferentes organismos oficiales.

Cuando se da el caso en el que el menor y el abusador coinciden en el mismo lugar, los Miembros Custodios de MOCAI se interponen entre ambos, estableciendo una barrera física.

Llevamos años velando por la protección de los menores, ayudándoles, dándoles el apoyo que necesitan y, en definitiva, luchando por hacer desaparecer el miedo de sus vidas, porque sonrían y puedan crecer con la tranquilidad que merece todo niño, niña y adolescente merece, por un mundo en el que estos niños, niñas y adolescentes se sientan seguros.

MOCAI actúa también en la prevención, impartiendo charlas informativas sobre bullying, su detección y resolución del conflicto en centros educativos, AMPAS, Centros Cívicos, Universidades y cualquier lugar en que sean solicitadas.

"Ningún niño tiene que vivir con miedo"